domingo, 2 de noviembre de 2014

Mousse de limón y chocolate blanco

Como ya os he contado alguna vez, me encanta el chocolate blanco, es mi sabor preferido para los batidos. Y en el caso de los postres, me resulta especialmente delicioso si va acompañado de limón (como os enseñé en estos cake pops hace unos años), porque la acidez de este último suaviza el dulzor del primero. Por eso, hacía tiempo que quería probar esta combinación en forma de mousse y he de decir que el resultado ha sido realmente fabuloso.

La receta está basada en esta otra de Directo al paladar, con alguna pequeña variación.

Ingredientes (para 4 personas):

- 1 limón (ralladura y zumo)
- 4 claras de huevo
- 200 gr. de chocolate blanco
- 100 ml. de nata de montar (y un poco más para decorar)
- 20 gr. de azúcar glas

Lavamos el limón, lo secamos bien y rallamos la cáscara (sin quitar lo blanco o le dará amargor). Ponemos la ralladura en un cazo junto con la nata y lo calentamos a fuego medio hasta que hierva. Después retiramos el cazo del fuego y dejamos infusionar unos diez minutos. Pasado este tiempo, podemos colar la nata para quitar la ralladura de limón o dejarla si no nos importa que aparezcan trocitos en nuestra mousse (yo la dejé).

Troceamos el chocolate blanco, lo añadimos a la nata y volvemos a calentar el cazo a fuego lento mientras removemos. Una vez derretido, lo apartamos del fuego, añadimos el zumo de limón y lo mezclamos bien hasta que quede cremoso.

En otro recipiente, montamos las claras a punto de nieve con el azúcar. Cuando la crema de chocolate se haya enfriado a temperatura ambiente, añadimos un cuarto de las claras y las mezclamos con movimientos envolventes para que no se bajen. A continuación, añadimos el resto de las claras de la misma forma.

Yo quise darles un toque especial sorpresa a estas mousses añadiendo una cucharadita de lemon curd en el fondo de las tazas donde las serví.

Luego rellenamos las tazas hasta arriba de mousse y las refrigeramos durante al menos 4 ó 5 horas (mejor si es toda la noche).

En el momento de servir, las decoramos con un poco de nata montada (con ayuda de una manga pastelera) y media rodaja de limón.







La perfecta combinación del chocolate blanco y el limón lo convierten en un postre fresco y delicioso, con la suave textura que caracteriza a una mousse.

En definitiva, un postre muy rico y delicado, sencillísimo de preparar y que podemos hacer la noche antes de una comida o cena en casa con amigos. 

¡Feliz domingo!


12 comentarios:

  1. Qué buena pinta!!! Me lo apunto para las próximas fiestas, seguro que triunfa! Tus fotos como siempre una maravilla :)
    Por cierto, el fin de semana pasado preparé el Banana cream pie, y estaba delicioso!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Mmmm que pinta! Tiene que estar riquísimo y ligero, apuntado queda :) Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Qué delicia y qué preciosidad. Te ha quedado una presentación y unas fotos estupendas y me imagino que un postre buenísimo :)

    ResponderEliminar
  4. No he probado aún la combinación de chocolate blanco y limón. Digo aún porque después de ver estas preciosas fotos no voy a tardar mucho en hacer esta mousse. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!! Probaré a hacerlo y te cuento, por cierto las fotos son una pasada, un abrazote

    ResponderEliminar
  6. Qué apetecibles estas tacitas que nos has preparado y qué combinación más estupendas... a mi también me encanta el chocolate blanco...bsts guapa!

    ResponderEliminar
  7. Una receta genial!!! Y la presentación en esas tacitas la hace si cabe más apetecible... La tengoque probar sí o si....
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué buena combinación! Tiene una pinta estupenda. Y la vajilla me ha enamorado... ¿Puedo preguntarte de dónde es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La vajilla la compré hace un par de años en la tienda "Casa". Un beso!

      Eliminar
  9. ¡Genial! Una pregunta, ¿no es peligroso usar las claras? Lo digo porque creo que tiene una bacteria que sin hervir el huevo no se va...
    El post y las fotos estupendas igualmente! ¿Me podrías decir qué cámara usas? ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias! Desde hace unos meses uso una cámara nueva, la Nikon D7000 (antes usaba la D3100) y el objetivo que utilizo siempre desde hace un par de años es el 35mm. Sobre las claras, es cierto que los huevos tienen el riesgo de contener salmonella o listeria, aunque ese riesgo es bastante bajo. Yo durante el embarazo no podía comer huevos sin cocinar (ni siquiera un huevo frito con la yema poco hecha) porque la listeria es muy peligrosa para el feto. Siempre puedes usar claras pasteurizadas, que las venden en cualquier supermercado, y así te quedas tranquila. ;) Un beso!

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias por responder! Últimamente estoy pensando en adquirir una cámara, y veo que la tuya tiene muy buenos resultados (aunque la fotógrafa también influye jajaja).
      Sobre las claras, ya buscaré en los grandes supermercados a ver si las encuentro. ¡Gracias por dedicarle tiempo a mi pregunta!

      Eliminar