domingo, 14 de septiembre de 2014

Mi vuelta al blog (resumen de estos últimos meses)

Primero que nada quería daros las gracias a todos por las muestras de cariño que nos habéis enviado a Miranda, al Chico Pecoso y a mí durante todo este tiempo. También quería agradeceros vuestra paciencia por estos cuatro meses de parón del blog. Me apetecía disfrutar al 100% los primeros meses de vida de Miranda y también ir adaptándome poco a poco a su rutina, para ver cómo compaginar luego mi trabajo, el blog y el resto de cosas, con mi tiempo con ella.

Como no quería volver al blog ya directamente con las recetas y demás, me gustaría utilizar este primer post a modo de resumen para contaros un poco cómo han sido estos meses en los que no he podido pasar por aquí.

La llegada de Miranda

Ya os conté aquí cómo fue la llegada de Miranda y su primera semana en nuestras vidas. Tengo la impresión de que fue ayer cuando os enseñé sus primeras fotos y ¡ya han pasado más de cuatro meses!  Es alucinante ver como cada día que pasa la quieres más y más...

Los últimos días del embarazo estaba bastante nerviosa por el cambio tan grande que iban a tener nuestras vidas, pero la verdad es que todo está siendo más fácil de lo que imaginaba. Quizás también ayuda que Miranda es una niña muy buena, que no llora nada (excepto a veces cuando va en coche, porque no le gusta demasiado ir tan sujeta) y que duerme muy bien por las noches, por lo que no hemos pasado nada de sueño.

Sí que es verdad que con un bebé ya no tienes tiempo para mucho más a parte de cuidar de él, pero en líneas generales hacemos una vida muy similar a la de antes, sólo que ahora cuando vamos de compras o a comer y cenar por ahí con amigos, siempre nos acompaña Miranda. Al principio, el tiempo de nuestras salidas estaba un poco limitado por sus tomas, pero en cuanto me acostumbré a darle el pecho también fuera de casa, se acabaron las prisas, y ahora me resulta comodísimo ir con ella a cualquier parte.

1. Sus piececitos. 2. De brunch con Miranda. 3. Chupándose el dedo.
4. Con tres meses. 5. Durmiendo con su jirafa Sophie. 6. En la actualidad (4 meses).


El postparto

Mi recuperación de la cesárea fue lenta (tardé unas tres semanas en poder caminar bien, agacharme con normalidad, etc.) pero ya estoy del todo recuperada y casi no me acuerdo de los dolores que tenía.

Al principio, como yo no podía casi moverme y Miranda estaba todo el rato enganchada a la teta, me pasaba el día viendo series. Además de las series que sigo habitualmente, me vi las cinco temporadas completas de "The Good Wife" en tres semanas (muy recomendable, por cierto). Luego ya empecé a encontrarme mejor, acabamos de desembalar las cajas que nos quedaban de la mudanza y pudimos poner en orden la nueva casa y comenzar a decorar la habitación de Miranda (que os enseñaré la semana que viene).

Sobre los cuidados de belleza postparto ya escribiré un pequeño post y os enseñaré los productos que he utilizado y que me han ido muy bien.

1. Nuestro cabecero. 2. El salón de la nueva casa. 3. Un rincón chill-out en la habitación de Miranda.

Nuestras mini-vacaciones

Este año, el Chico Pecoso ha tenido que trabajar todo el mes de agosto y con la niña tan pequeña no nos hemos atrevido a planear un viaje lejos, así que solamente nos hemos ido unos días a Jávea en julio y en septiembre, para salir de la ciudad y disfrutar un poco del verano. Aquí os dejo algunas de las fotos que he ido colgando en Instagram sobre nuestros días allí.

1. Cala Blanca. 2. En la piscina (siempre con sombrero). 3. Arroz riquísimo en Casa Grau.
4. Callejuelas del casco antiguo. 5. Cócteles junto al mar (el mío sin alcohol). 6. La piscina del Club Náutico.
7. Deliciosa comida india en Burkha Palace. 8. Piestureo con Miranda junto a la piscina. 9. Desayuno en el jardín.



Miranda y Totoro

No sabíamos cómo reaccionaría Totoro ante la llegada de Miranda y la verdad es que se está portando fenomenal. La ha aceptado como una más y por las mañanas quiere ir a darle besos de buenos días como a nosotros. Cuando Miranda está en la hamaquita, Totoro le deja sus juguetes al lado, le da besos en las piernas y se sienta en frente esperando a que se los lance. También le llora cuando quiere que ella le deje alguno de sus juguetes (como la jirafa Sophie), nos avisa en cuanto Miranda se despierta y se acurruca junto a ella si la tumbamos en la cama. Está siendo un hermano mayor buenísimo.

1. Totoro mirándola. 2. En Jávea, subido a su carro. 3. Acurrucado junto a ella en la cama.



Propósitos para el nuevo curso

Me ha empezado a doler bastante la espalda de llevar a Miranda mucho rato en brazos. Tengo un pañuelo portabebés, que usamos tanto el Chico Pecoso como yo y que resulta muy cómodo porque te deja los brazos libres y reparte mejor el peso en toda la espalda. Pero, como eso solo no es suficiente, he empezado a hacer natación. Al ser bastante delgada y estar sana, nunca he tenido una motivación importante por hacer deporte, pero lo cierto es que estaba en muy baja forma y, por culpa de eso, los últimos meses de embarazo no podía ni ir al supermercado sin agotarme. Me está costando un poco vencer la pereza, pero me he propuesto para este inicio del nuevo curso hacer deporte regularmente para estar en buena forma y afrontar con energía estos primeros años de Miranda.

1. Nuestro primer selfie juntas. 2. Aprendiendo a usar el pañuelo portabebés. 3. Las dos vestidas de lunares.
Otro de mis propósitos para el nuevo curso es seguir publicando en el blog todas las semanas, pero eso sí, sin agobios. Si algún domingo veis que no actualizo, no os preocupéis como antes por si me ha pasado algo, lo más probable es que simplemente esa semana Miranda haya requerido más atención por mi parte.

Así que os espero el próximo domingo por aquí, si os apetece ver cómo hemos decorado la habitación de Miranda. 

¡Besos a todos y feliz domingo!


domingo, 24 de agosto de 2014