domingo, 22 de mayo de 2016

El segundo cumpleaños de Miranda: picnic party

Ya sabéis lo mucho que nos gustan los picnics, así que una "picnic party" nos pareció una idea perfecta para celebrar el segundo cumpleaños de Miranda. Lo malo es que al ser al aire libre corríamos el riesgo de que el clima no nos acompañara. Y así fue. En principio íbamos a celebrarlo el domingo 8 de mayo, pero tuvimos que aplazarlo por culpa de las lluvias. Afortunadamente, el pasado domingo salió un sol espléndido y pudimos disfrutar de una fantástica tarde de picnic, rodeados de un montón de amigos, grandes y pequeños.

En la fiesta había niños de entre 1 y 11 años (además de sus padres), así que pensamos en cosas que les pudieran gustar a ellos. Por eso lo primero que hicimos fue decidir el menú: sándwiches (de jamón y queso, y de Nutella), fruta (fresas, cerezas, moras, arándanos, frambuesas y manzanas), galletas de Similam (decoradas en forma de manzanas rojas y tartaletas), y varias tartas (de manzana, de chocolate, de fresas y cheesecake). Y para beber: leche con cacao, zumo de naranja natural, agua con frambuesas y refrescos. Como veis, un menú muy diferente al que elegimos el año pasado en el primer cumpleaños de Miranda, que fue una "tea party" familiar principalmente para mayores.


El lugar elegido para el picnic fueron los Jardines de Viveros, en Valencia, porque es uno de nuestros sitios favoritos de la ciudad. Tiene mucho césped y árboles donde sentarte tranquilamente a la sombra y eso nos encanta.



Colocamos la mesa del picnic entre dos árboles, para poder atar en ellos la guirnalda de retales de tela, que compré aquí. La preciosa mesa de madera rústica me la dejó Macarena, así como los cubos para los refrescos, que ella utilizó en el primer cumple de Mateo y que me parecen una idea perfecta para celebraciones al aire libre.


Además de la mesa con la comida, colocamos un par de mantas (o manteles) sobre el césped para que niños y mayores se sentaran allí a comer, y las decoramos con unos cuantos globos (una idea que encontré en Pinterest y que me enamoró al instante). El mantel pequeño de cuadros y los cojines son de Casa Viva y la colcha blanca grande es de Ikea.


Debajo de la mesa pusimos las cajitas de regalo para los peques que, como os enseñé en Instagram, llevaban: un pompero de Tiger, una galleta de Similam con forma de manzana y personalizada con el nombre de cada niño, y una bolsa de golosinas. Las cajitas las compramos hace tiempo en Selfpackaging y las personalizamos con washi tape de cuadros vichy y unas manzanas que hicimos con cartulina roja.

También colocamos una cestita con manzanas rojas, una cesta de picnic llena de flores y una cajita de madera de Ikea con refrescos de manzana, decorando la parte inferior de la mesa.


Encima colocamos el clásico mantel de cuadros rojos (que nos hizo mi madre con esta tela de Ikea) y delante colgamos unos banderines de madera formando la palabra "picnic". Los banderines los compré en Made with Lof y las letras de madera las compramos en la tienda de manualidades Abacus y las pintamos de blanco.

El dispensador de bebida lo compré hace un montón de años en El Corte Inglés, pero ahora los podéis encontrar en infinidad de tiendas para fiestas. 

El portabotellas de metal, que ya os enseñé aquí, esta vez lo utilizamos para poner los cubiertos de madera (de María Lunarillos), las pajitas, cucharitas, unos cuantos molinillos de viento (que triunfaron entre los peques) y un cuchillo chulísimo para manzanas que compré en Enjuliana. Es un cuchillo con forma de manzana, que también es descorazonador; es perfecto para picnics y así las manzanas no sólo sirvieron de decoración sino que también pudimos cortar trocitos para los niños.

Lo que también fue un éxito entre los peques fueron las galletas de Similam con forma de manzanas y tartaletas. Y es que además de ser preciosas, están riquísimas. Todo un acierto.


Otro de los DIY que hicimos para el cumple fueron unas cajitas de cartón, que ya os enseñé en Instagram, para que los invitados se llevaran a casa algunos trozos de tarta. Los hicimos a partir de esta plantilla de Martha Stewart y creo que fue una buena idea, porque lo normal es que las personas se llenen con un trozo de tarta y ya no coman más, pero es posible que se hayan quedado con ganas de probar alguna otra. Así que esta opción "para llevar" es una fantástica solución.

Además de los cuadritos rojos y las manzanas, quisimos que las hormigas (tan características de los picnics y que a Miranda le chiflan) formaran también parte de la decoración del cumple. Por eso las pintamos en los platos y vasos de cartón (casi 500 hormigas dibujó el Chico Pecoso) y colocamos algunas de juguete por la mesa. Esta idea tan original de pintar hormigas en platos la vi el año pasado en el blog Cupcakes and Cashmere, uno de mis favoritos. 


Las hormigas de plástico tan graciosas que pusimos por la mesa son en realidad toppers para tartas o cupcakes y las compré en esta tienda de Etsy. Ahora parece que están agotadas pero a lo mejor podéis encargarlas.

Las cestitas de madera donde servimos las frutas y galletas también las compré en Etsy, concretamente en esta tienda. Pero si buscáis "wooden berry baskets" en Internet seguro que encontráis un montón.

Para las tartas elegimos varias de las que os he ido enseñando en el blog que son perfectas para picnics. Tuvimos en cuenta que fueran variadas, fáciles de transportar y que no se estropearan a temperatura ambiente (en estos casos hay que descartar tartas con merengue, nata, trufa, helado o similares). Una de ellas, la New York cheesecake, la preparamos en tarritos individuales.

Otra que no podía faltar era la clásica tarta tipo "pie" (a juego con las galletas decoradas), que elegimos hacer rellena de fresas, adaptando la receta de la tarta de fresas y ruibarbo que os enseñé hace tiempo. (De este tipo también os recomiendo la de cerezas o la de moras, que están riquísimas).

El chocolate es el rey de los cumples infantiles, así que no podía faltar esta tarta, que preparamos sin gluten (para que pudieran catarla todos los niños) simplemente sustituyendo las galletas Oreo de la base por galletas "tipo Oreo" sin gluten. Es una adaptación de la tarta fina de chocolate que os enseñé el año pasado.

Y la última fue una deliciosa tarta de manzana que preparó mi madre, y donde colocamos la vela para que Miranda soplase (aunque tuvo que soplar rapidísimo porque el viento apagaba la vela todo el rato).

Para colocar el rincón de tartas, busqué en Pinterest ideas de buffets de "pies" ("pie bar") y me encantó ver cómo la mayoría jugaban con las alturas de las tartas, poniéndolas en "cake stands" de diferentes niveles o utilizando cajas de madera para conseguir este efecto.

El número 2 de cartón es de Made with Lof, y la pizarra, el "cake stand" blanco y las palas de tarta de cuadros vichy son de My Home Style. Para no hacerlo muy largo, si hay algún otro objeto que queráis saber de dónde es, podéis preguntarme en los comentarios. 

Afortunadamente no se nos olvidó llevar nada de lo que teníamos planificado, que era algo que me asustaba un poco. Y desde luego sin la ayuda de nuestra amiga Zoe (@zoecita1984) y de mi hermana en el montaje, esto no habría quedado ni la mitad de bonito (y el proceso no habría sido ni la mitad de divertido).

Este ha sido, sin duda, el picnic más especial que el Chico Pecoso y yo hemos preparado nunca. Y lo mejor de todo fue ver a Miranda disfrutar, junto al resto de niños, de su segundo cumpleaños al aire libre, comiendo, riendo, jugando y correteando de un lado para otro.


Y hasta aquí nuestro picnic con hormigas, manzanas, manteles y tartas. Espero que os haya gustado verlo tanto como a nosotros prepararlo.

¡Feliz domingo!


domingo, 10 de abril de 2016

Banana bread en tarros con buttercream de Nutella

El banana bread (o pan de plátano) es un bizcocho clásico estadounidense muy sencillo de preparar, que resulta ser extremadamente jugoso. Yo ya lo había preparado otras veces en casa, pero esta vez he querido hacerlo dentro de pequeños tarritos de cristal, a modo de muffins, como una opción "para llevar", y además acompañarlos por una deliciosa crema de mantequilla y Nutella.

La receta del banana bread está adaptada de esta otra de Martha Stewart y se puede hacer en un molde tipo "loaf" de 23x13x6 cm o, como yo, en 8 tarritos individuales de 125 ml.

Ingredientes:

- 113 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gr. de azúcar
- 2 huevos grandes
- 250 gr. de harina
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1 cucharadita de sal
- 250 gr. de plátanos triturados (mejor si están bastante maduros)
- 115 gr. de yogur griego natural (equivale a un yogur)
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 50 gr. de nueces picadas

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremosa, unos 6 minutos. Añadimos los huevos y continuamos batiendo para añadir aire a la masa. A continuación, mezclamos la harina con el bicarbonato y la sal, y lo añadimos a la masa. Removemos hasta que se haya mezclado. Cortamos los plátanos en rodajas, los aplastamos bien con un tenedor y los añadimos a la masa junto con el yogur y la vainilla. Mezclamos bien y, por último, añadimos las nueces y removemos para repartirlas por la masa de manera uniforme.

Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos los moldes que vayamos a utilizar. En el caso de los tarros de cristal, retiramos también la goma de cierre para que no se queme. Repartimos la masa entre los tarros (llenándolos 3/4 de su capacidad) y los horneamos durante 25-30 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo, salga limpio.

Pasado este tiempo, los sacamos del horno y los dejamos enfriar completamente sobre una rejilla antes de comerlos.

Si os gusta el plátano os encantarán estos bizcochos. Son muy tiernos, esponjosos y aromáticos, tienen un sabor dulce bastante especial y las nueces les dan un punto crujiente muy rico.

Al banana bread también se le pueden añadir pasas, dátiles o pepitas de chocolate.

Y, por supuesto, lo podéis elaborar en forma de bizcocho alargado tipo "loaf" (horneándolo el doble de tiempo), en forma de muffins o en tarros de cristal, como he hecho yo.

Estos banana bread en tarros individuales se pueden comer tal cual o acompañados con alguna crema dulce, como la clásica crema de queso o esta buttercream de Nutella, que combina fenomenal con el plátano y las nueces.

Para hacerla utilicé esta receta de Alma Obregón, que está riquísima.

Ingredientes:

- 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 150 gr. de azúcar glas
- 3 ó 4 cucharadas de Nutella

Batimos bien la mantequilla con el azúcar (al menos 10 minutos a velocidad alta) y cuando esté cremosa, añadimos la Nutella y batimos un poco más hasta que se haya incorporado del todo. Metemos la crema dentro de una manga pastelera y decoramos con ella nuestros banana bread.

Podemos decorarlos así en caso de que queramos servirlos en el momento. 


Pero si queremos servirlos con los tarritos cerrados, llevarlos de picnic, guardarlos para más tarde o incluso regalarlos, tendremos que poner la rodaja de plátano tumbada y hacer más bajitos los bizcochos (es decir, llenar los tarros a la mitad aproximadamente antes de meterlos en el horno), para que no sobresalgan demasiado y podamos decorarlos con buttercream antes de cerrarlos.

Yo los rellené a distintas alturas para probar. Algunos de los más altos los dejé sin decorar (sólo el banana bread) para poder guardarlos en sus tarros unos días más, otros altos con buttercream nos los comimos en el momento, y algunos pequeños con buttercream los pude cerrar y guardar en sus tarros sin problemas un par de días más.


Espero que os haya gustado esta receta de banana bread en tarros, A mí me gusta especialmente como idea para regalar o como postre para un picnic sencillo. Ya sabéis que lo podéis hacer igual con cualquier otra receta de bizcocho o muffin que os guste.

¡Feliz domingo!