domingo, 18 de octubre de 2015

Lactancia materna: mi experiencia

Hoy no os traigo ninguna receta ni DIY. Éste es un post muy personal pero lo escribo porque creo que puede ayudar a otras madres, o futuras madres, que se planteen el tema de dar el pecho a sus hijos por primera vez, cómo continuar con la lactancia al incorporarse de la baja maternal, hasta cuándo dar el pecho, etc. 

Primero que nada es importante saber que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé y alrededor de 24 meses suplementada con otros alimentos. Después de esto, se puede continuar hasta que madre e hijo quieran, no hay un límite superior para finalizar la lactancia (tal y como explico más abajo).

Por supuesto, huelga decir que si una madre no quiere o no puede dar el pecho a su bebé no existe ningún problema, ya que actualmente las leches de fórmula suponen un alimento perfectamente sano y completo para el bebé (únicamente supone un problema en los países en vías de desarrollo porque suele haber un difícil acceso a agua potable). Y obviamente no se es mejor o peor madre por dar el pecho a un hijo o por no dárselo, ni por dárselo más o menos tiempo.


Dar el pecho por primera vez

Mi intención era dar el pecho a Miranda siempre y cuando no hubiera ningún problema, pero tenía claro que si me salían grietas, me sangraba el pecho o el dolor era insoportable, existía la alternativa del biberón. Afortunadamente no tuve ninguno de estos problemas. 

Me puse de parto pero finalmente me tuvieron que hacer una cesárea de urgencia, lo cual no fue ningún inconveniente para la subida de la leche, que tuve tres días después de que naciera Miranda. La subida de la leche no sé si en todas las mujeres es igual, pero yo lo recuerdo como algo muy desagradable: me dio fiebre, los pechos me aumentaron tres tallas en sólo unas horas, me dolían mucho y, hasta que me trajeron discos absorbentes (la matrona no me había comentado que tuviera que llevarlos al hospital), empapé unos cuantos camisones con la leche.

Los primeros tres días (antes de la subida de la leche), aunque me colocaba a Miranda en el pecho muy a menudo, yo creo que no salía nada (o casi nada) y perdió justo el 10% de su peso. A partir del tercer día ya empezó a mamar más y, afortunadamente, a engordar. 

El tema de la postura para que el bebé se agarre bien al pecho y no salgan grietas nos lo explicaron muy bien en las clases de preparación al parto y no tuve problemas. Lo que sí me ocurrió es que tenía un pezón plano y eso hacía que Miranda no pudiera succionar del todo bien. En el hospital me hicieron un invento muy ingenioso con una jeringuilla, utilizando el vacío para intentar sacar el pezón, pero era poco práctico, así que me compré unas pezoneras de silicona ultrafina en la farmacia que me fueron fenomenal. A los pocos días de utilizarlas ya no las necesitaba porque el pezón se había ido corrigiendo y Miranda podía engancharse sin problemas.


Amamantar fuera de casa

Los primeros meses puede resultar un poco pesado el tema de dar el pecho porque los recién nacidos maman cada dos horas (a veces incluso más) y tardan media hora en mamar, lo que se traduce en estar todo el día "con la teta fuera". Así que al principio sólo realizábamos salidas cortas (de menos de dos horas) o, si eran más largas, tenía que ser a centros comerciales con sala de lactancia.

A los tres o cuatro meses, cuando su velocidad de succión fue aumentando y tardaba 5 ó 10 minutos en tomar el pecho, ya empezó a resultar más fácil ir con ella a cualquier parte y no era necesario ir a una sala de lactancia. Las primeras veces me daba vergüenza dar el pecho en público y, en alguna ocasión, me fui al baño del restaurante (lo que me ha recordado este divertido vídeo sobre el tema), pero poco a poco me fui acostumbrando. Si os da vergüenza, se puede hacer de forma que no se vea nada el pecho, por ejemplo usando dos camisetas (subes una y bajas la otra).

La única pega de dar el pecho fuera de casa es que hay algunas prendas de ropa (vestidos cerrados o algunos tops) con los que es imposible dar el pecho sin desnudarte entera. Así que esos los he tenido que reservar para cuando salgo sin Miranda. Cuando salgo con ella, para mí lo más práctico son los escotes en forma de V o las camisas.


Incorporación al trabajo

Ya os he comentado que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, pero realmente es algo bastante complicado de conseguir en nuestro país debido a las bajas maternales tan cortas que tenemos. Yo junté mi baja maternal con el permiso acumulado por lactancia y las vacaciones, y gracias a eso pude incorporarme al trabajo sólo unos días antes de que Miranda cumpliera los 6 meses.

Trabajo solamente por la mañana, así que le daba el pecho antes de salir y luego mis padres (que son quienes la cuidan mientras trabajo) podían darle una papilla de cereales con leche de fórmula o una papilla de fruta cuando yo no estaba. A la hora de comer ya estaba de vuelta y podía darle el pecho el resto del día y de la noche. Es cierto que podría haberme sacado leche para que mis padres se le dieran a mitad mañana, pero el sacaleches me parece un poco lento y no me merecía la pena esa inversión de tiempo para una sola toma; aunque si trabajáis jornada completa es una buena opción.

Ocasionalmente he tenido que hacer algún viaje de trabajo a Madrid (ida y vuelta el mismo día), en los que al estar muchas horas fuera de casa, sin poder dar el pecho a Miranda, sí que he tenido que llevarme el sacaleches para vaciarme el pecho de vez en cuando. 


Lactancia prolongada

Este verano, la Asociación Española de Pediatría (AEP) publicó este documento en el que hablaba de la lactancia en niños mayores, donde aclaraba que "el mayor problema de la lactancia materna más allá del año de edad es el rechazo social y profesional por prejuicios o desconocimiento de la evidencia científica actual". 

Además, me resultó muy interesante saber, gracias a este documento, que el destete espontáneo en el ser humano se produce entre los 2'5 y los 7 años, y que hasta comienzos del siglo XX la lactancia materna era habitual hasta los 2-3 años. Pero esto empezó a cambiar con la aparición de las primeras leches de fórmula y la incorporación, cada vez mayor, de la mujer al mundo laboral.

Yo quería darle el pecho a Miranda al menos un año y luego, quizás, ir reduciendo las tomas. Pero fue justamente a partir del año cuando ella empezó a pedirme “teta” en algunas ocasiones. Y ahora me pide, no ya cuando tiene hambre (porque come prácticamente de todo, aunque poca cantidad), sino sobre todo cuando tiene sueño, está cansada o necesita consuelo. Es decir, para lo mismo que la mayoría de niños utiliza el chupete, que es al fin y al cabo un sustituto artificial del pecho materno.


Destete, ¿sí o no?

Miranda tiene casi 18 meses y continúo dándole el pecho, pero me he planteado el destete por dos motivos principalmente. Uno de ellos es el tema de dormir por las noches. Miranda se sigue despertando varias veces cada noche y mucha gente me dice que quizás sea por el pecho, porque los niños que no lo toman suelen dormir más fácilmente del tirón toda la noche. Y el otro motivo es mi peso. Yo siempre he tenido bajo peso, desde pequeñita (a excepción del embarazo, donde estaba fenomenal), pero desde que doy el pecho estoy algo más delgada y me cuesta mucho más engordar, aunque estoy perfectamente sana. He leído que tendría que ingerir en torno a unas 2.700 calorías al día y me resulta muy difícil llegar a esa cantidad con una dieta medianamente saludable.


Como explica la AEP en el documento que os he comentado antes, lo más recomendable para que el destete se produzca de manera natural (es decir, sin quitar el pecho de forma forzada ni utilizar engaños) es no negarlo pero tampoco ofrecerlo. Y en eso estamos Miranda y yo ahora mismo, aunque de momento no hemos hecho demasiados progresos. Tampoco me preocupa, porque disfruto mucho de esos momentos junto a ella y sé que los echaré de menos cuando ya no estén.

Me encantaría leer vuestra experiencia sobre la lactancia, saber si todavía le dais el pecho a vuestros hijos pasado el primer año de edad, cómo fue el destete, etc. Yo he intentado no extenderme mucho (aunque ha sido difícil), así que cualquier duda que tengáis podéis preguntarme en los comentarios.

¡Feliz domingo!


P.D.: Este post se lo dedico a mi hermana, porque el jueves pasado fue su cumpleaños y es la mejor madre que he visto nunca, la más paciente, cariñosa y sensata. Y porque cada día aprendo algo nuevo de ella (como responder a las críticas hacia su lactancia prolongada con una sonrisa). Gracias, Yas. Te quiero.


55 comentarios:

  1. Creo que este ha sido tu post mas dulce. Lo he leído casualmente dando pecho a mi bebe que hace hoy 9 meses, el camino no ha sido fácil pero cada vez estoy mas contenta de no haberlo dejado. Varias veces he pensando en consultarte por tu experiencia, mil gracias por compartirla. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Me alegra un montón que te haya gustado el post. :) Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola! Me ha encantado y me siento reflejada, tengo 4 hijos y mi experiencia ha sido distinta pues con la mayor tuve poco asesoramiento y sólo le pude dar el pecho hasta los 3 -4 meses porque decían que no la alimentaba y lo pasamos mal las dos al quitarle el pecho, con el siguiente hijo me sentí segura y me había asesorado diciéndome que lo haría lo mejor y me duró la lactancia casi cerca de los dos años pues disfrute mucho viendo que subía de peso y no tenía ningún problema pero yo comenzaba a bajar de peso, así que una vez que le retiré el pecho seguía igual con mi peso ni subía ni bajaba, con el tercer pequeño seguí el mismo ritmo y me sucedió igual, mi peso se veía alterado, me hice pruebas de tiroides y me no salió nada pero mi índice de masa corporal era bajo y me apenaba quitarle el pecho pues creas un vínculo y como digo yo tenía hijitis, aunque comiendo sin limitarme en nada mi peso se quedo igual y ahora con mi bebé sigo haciendo lo mismo y lo más curioso es que a veces me da vergüenza dar el pecho fuera de casa, imagínate ya madre experimentada jajaja!! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me ha gustado mucho leer tu experiencia. Madre mía, cuatro hijos! No sé cómo lo haces, porque yo sólo tengo una y muchas veces me deja agotada! Es posible que me pase como a ti y el destete no me haga ganar peso, puede que simplemente sea porque ahora con Miranda soy mucho más activa y gasto más calorías. Ya os contaré! Un beso grande para ti y tus peques!

      Eliminar
  3. Dar el pecho es bonito pero cansado, aunque luego se recuerda mas lo bueno que lo malo.
    Yo destete a mi primera hija de noche con 15 meses;fue una semana dura, recurrimos al plan padre pero desde entonces dormimos del tirón aunque su demanda diurna aumentó. Se de otra gente a la que el destete nocturno no le funcionó para dormir así que nunca se sabe. De día dejamos el pecho a los 21 meses.
    Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Vanesa! Había leído lo del plan padre, lo que pasa es que alguna vez que Miranda se ha despertado y ha ido su padre se ha puesto a llorar y a llamarme. Igual dentro de poco volvemos a intentarlo a ver si funciona, nunca se sabe! Gracias.

      Eliminar
  4. Buenos días,
    Me ha gustado mucho el post. Como en todo en esta vida, somos de extremos y ni es lo natural privar a un bebé de los anticuerpos calostrales ni tiene ningun sentido alargar la lactancia. Partiendo de que por supuesto no se es ni mejor ni peor madre y q hay mujeres q no pueden dar el pecho a su bebe por diversos motivos, lo ideal es alrededor de los 5-6 meses. Alargar la lactancia tiene cero beneficios para la madre y para el niño. El supuesto vinculo ya esta creado y es sumamente artificial hacer depender a un niño de 1 año del pecho de la madre.
    Para estos casos es importante fijarse en la naturaleza. El destete no es traumatico, es natural.
    Yo respeto (por supuesto) a las mamas que dan el pecho a sus hijos hasta cuando andan, es una moda más, no es dañina pero desde luego tampoco ses beneficiosa.
    Cuando consigas dejar de dar el pecho tu cuerpo y tu hijo te agradecerán poner fin a esa dependencia regulando mejor su sueño, su organismo y por supuesto tu metabolismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Isa, respecto a tu comentario de que "alargar la lactancia materna más allá del año tiene beneficios 0" basado en tu opinión personal.. Te aconsejo que leas el documento que publico la aeped ttp://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/lactancia-materna-en-ninos-mayores-o-prolongada

      Eliminar
    2. Yo estoy de acuerdo. Respeto cualquier opción, obviamente; pero la mayoría de niños que maman a partir de una cierta edad lo hacen por un vínculo afectivo. Y viceversa, muchas madres prolongan la lactancia por mantener ese vínculo.

      Para mí la lactancia tiene una funcion muy concreta que deja de tener sentido a una cierta edad, cuando en la dieta del niño estàn peesente todos los grupos de alimentos que necesita para su correcto desarrollo. Prefiero personalmente que los vinculos emocionales vengan de otros gestos, y tratar el miedo, la inseguridad y otros sentimientos que hacen que el niño recurra a la teta, con otros gestos afectivos. Usar la teta como chupete no me parece beneficioso ni para el niño ni para la madre.

      Eliminar
    3. Hola, a partir de los 6 meses de edad ya comienza el destete natural porque evidentemente el niño comienza a tomar otros alimentos muy importantes en su dieta pero sigue necesitando un aporte de 500 ml de leche diaria, por eso sigue siendo necesaria la lactancia materna. El vínculo entre madre e hijo cuando se amamanta no se puede comparar a ningún otro. Pero evidentemente no se es mejor ni pero madre por retirarlo. Para mí ha tenido muchos beneficios no sólo el vínculo emocional sino también en salud, en buena salud de mis hijas. Te lo digo como madre y como enfermera. Mis hijas lactaron hasta los 15 y los 22 meses respectivamente. En cualquier otra cultura eso es algo más que habitual. Aquí lo hemos convertido en algo tabú. La leche materna no pierde propiedades, eso de que la leche materna madura ya no alimenta es una falacia. Hubo una época de incorporación masiva de la mujer al mercado laboral en que a un pediatra se le ocurrió decir que la leche de biberón era mejor, craso error, otro engaño para las mujeres. Nos ha costado muchos años volver a ver con normalidad que eso es lo más natural y conveniente para un bebé. Que no tiene nada de malo prolongar la lactancia. Pero evidentemente respeto tus pensamientos. Un saludo.

      Eliminar
    4. Hola, Isa. Me alegra que te haya gustado el post. Como ya te han comentado, lo que expones sobre la lactancia más allá de los 6 meses no es cierto. Es importante que quede claro para futuros lectores que es únicamente tu opinión personal y que va en sentido opuesto a lo que afirman los organismos oficiales (la OMS, la AEP, UNICEF, etc.). Pero bueno, creo que tartademanzanacasera ya lo ha explicado fenomenal y también el documento de la AEP que enlaza el primer anónimo y al que hago referencia en el post. Gracias!

      Y al segundo anónimo que afirma: “usar la teta como chupete no me parece beneficioso ni para el niño ni para la madre”. Gracias por especificar que “te parece” a ti. El chupete, tal y como digo en el post, es un objeto muy útil que se inventó como SUSTITUTO artificial del pecho materno, para dar calma y consuelo al bebé cuando el pecho de su madre no estuviera cerca. Porque ésa es una de las funciones que tiene el pecho, además de proporcionar alimento. Un saludo.

      Eliminar
    5. Isa, qué poca idea tienes sobre este tema. Flaco favor le haces a madres que tengan poca información sobre el tema... una pena que haya gente que piense como tú.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Que gran post! :)
    Yo tengo un hijo de 13 meses, Unai, y por las noches estamos como vosotras. Pero le dejare que el decida cuando no quiere mas pecho. A ver si aguantamos. Yo trabajo y mis horarios nunca son los mismos, hay dias que salgo de casa a las 6 de la mañana, otros a las 8h y me es muy dificil, creo yo de que no se me corte la leche, aun asi llebamos desde los 7 meses y medio que cuando estoy con el es pecho cuando quiere, y cuando trabajo voy con el sacaleches y tiro de el las horas que el siempre hace pecho para que continue habiendo leche, no se si se me acabaria....aqui ya me pierdo. Y tampoco se si hago bien o mal pero he llegado a la conclusion que me dan igual los comentarios de "no le hace ningun bien", yo pienso tampoco le hace mal y asi voy contestando. Tu sabes si se me cortaria si no saco con sacaleches?
    Es lo mas miedo me da no hay maneras de darle ni un biberon.

    Muchas gracias

    Besos

    Sabes donde pueddo informarme? Porque con Miranda que "horarios seguiis"? Unai come de todo, pero la "teta" no la perdona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roser! Nosotros también intentamos darle algún biberón a Miranda poco antes de incorporarme al trabajo, pero tampoco los quiso. Los preparamos con leche de fórmula y, a lo mejor, ella ya se había acostumbrado al sabor de mi leche, no lo sé. En teoría, puedes volver a estimular la producción de leche aunque hayas estado dos o tres días sin sacarte, pero yo nunca lo he probado. Lo que sí he hecho dos o tres veces, en algunos de los viajes de trabajo que comentaba en el post, es estar 10 horas sin sacarme leche. La hinchazón es insoportable, pero no me afectó a la producción de leche. Miranda suele tomar pecho cuando vuelvo del trabajo (a la hora de comer), a media tarde, por la noche antes de dormir, todas o casi todas las veces que se despierta por la noche y luego por la mañana al despertar (si estamos fuera de casa, suele estar más distraída y me pide menos). Espero que no tengas ningún problema y puedas seguir dándole el pecho a Unai tanto como queráis los dos. Un beso!

      Eliminar
  7. Hola, muy buen post, mi nena tiene casi 4 meses y esta solo con pecho, come genial y esta gordita.
    Yo tb tuve el problema de pezon plano y con las pezoneras del hospital tuve grietas pero despues compre otras de mi talla y genial. A las dos semanas ya no las necesitaba.
    Es curioso como reacciona tu cuerpo, la nena llora, mis pechos sueltan leche, esta mamando en una y la otra suelta leche. A mi me toco en verano la subida de la leche y me despertaba con el camison y la cama mojada ahora ya esta regulada y no necesito ni los discos de lactancia.
    Mi intención es llegar al año con la lactancia, como me he pedido una excedencia no tendre problemas con el trabajo, pero cada vez que lo menciono a mi circulo de amistades y familia me dicen que no sirve para nada alargar tanto la lactancia, que no alimenta, incluso ahora me dicen que le de un bibe por la noche cuando la nena esta por encima de la media en peso, me quedo loca!!!
    En resumen, seguire con la lactancia hasta que pueda, no solo x alimento sino x la tranquilidad que le aporta a la nena.
    Felicidades por tus 18 meses de lactancia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Silvia. Sí, a mí me alucinó que me saliera leche cuando ella lloraba. Qué bien que no necesites discos. Yo todavía los llevo porque si no lo hago, muchas veces se me moja la ropa, sobre todo cuando le doy el pecho. Y no hagas caso a los que te dicen que tu leche no le alimenta más allá de los primeros meses. Te copio un párrafo del documento de la Asociación Española de Pediatría que he linkado en el post: “La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses, resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca”. Un beso!

      Eliminar
  8. Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros y felicidades por tu lactancia. Yo leí en un comentario de Carlos González que para acelerar el destete de un bebé tienes que compensar los momentos mágicos de lactancia por otros momentos que también sean mágicos. De forma que llegue un momento en que sea ella la que se olvide de pedir. Es decir que esté tan feliz y tan divertida y pasándoselo tan bien que no necesite su tetita. Estoy segura que sabrás dar momentos inolvidables y maravillosos que os permitan pasar a otro estadio de la relación. Y como en todo lo más importante es tener paciencia y disfrutar en el proceso.

    Yo quería contar también mi experiencia y comentarte una duda por si me puedes ayudar:
    Mi bebe tiene 7 meses y continuó la lactancia materna. Inicialmente, no pensaba llegar tan lejos (sino sólo hasta que me incorporara al trabajo), pero estoy disfrutando tanto con la L.M. que he decidido continuarla, a pesar de las dificultades laborales que me plantea.
    Mi problema es que por mi trabajo debo hacer viajes prácticamente todas las semanas y debo dormir 2 noches a la semana fuera de casa. Hasta ahora he ido salvando esa situación gracias a que mis padres y mi marido se han desplazado conmigo y con el bebé, sin embargo como mucho en febrero o marzo deberé acudir sola a los viajes y dejar a mi bebé con mis padres. Me gustaría que esta situación fuera lo menos traumática posible para mi bebé y que no se produjera un destete brusco. ¿Alguna recomendación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado lo de buscar otros momentos mágicos para que se olvide de la teta. Lo pondré en práctica. Muchísimas gracias! Y sobre lo que planteas, no sé muy bien qué aconsejarte, porque yo de momento no he pasado ninguna noche entera sin Miranda. Tienes varias opciones, puedes ir iniciando el destete de forma progresiva (un par de meses antes de irte, por ejemplo) o intentar que se acostumbre a dormir algunas noches sin darle pecho, aunque tú estés con él, así no será tan brusco cuando comiences los viajes y podrás darle el pecho, si quieres, los días que estés en casa. Yo también tengo que realizar un par de viajes de varios días en marzo y mayo, y ya estoy pensando cómo lo llevará Miranda si todavía toma pecho... Mucha suerte y ya me contarás. ;)

      Eliminar
  9. Roser, en relación a la dudas que planteas. A mi me parece que lo estas haciendo muy bien. Si Unai ya tiene 13 meses puedes aunque no quiera biberón no hay ningún problema, porque se aconseja quitar el biberón a los 12 meses para que empiecen a acostumbrarse al vaso. Así que no tienes ningún problema.
    Por otra parte, sobre a donde acudir para mayor asesoramiento te recomiendo la asociación amamanta, que puedes encontrar en interné. Ahí hacen grupos y talleres con profesionales que pueden informarte.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy como tú, ya cuando nació Saioa, la mayor, quise dar pecho, per siempre dije que ante cualquier dolor o algo mal, lo dejaría, todo fue fenomenal y estuvimos un año.
    Ahora con Sira igual, seguimos y aunque me saco leche en los viajes, es mucho menos que cuando Saioa. Mi idea es seguir mucho más que con Saioa, porque es como mejor se duerme. En nuestro caso Sira duerme mejor si su última toma es pecho, aunque siempre ha dormido fenomenal. Ahora estamos con mixta, de fórmula y pecho y genial.
    No hay que demonizar ninguna forma de lactancia, y no, no es moda dar el pecho.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por contar tu experiencia, Almu! Tienes unas hijas preciosas! Yo también quería hacer una forma mixta y que le dieran biberón con leche de fórmula cuando yo no estuviera, pero Miranda no quiso (sólo la tomaba en forma de papilla de cereales). Espero que puedas seguir la lactancia con Sira tanto como quieras. Un beso muy grande!

      Eliminar
  11. Hoy hace dos meses que soy mamá y me he sentido identificada contigo en muchas cosas como por ejemplo la subida de la leche para mi también fue muy desagradable a pesar de que yo no tuve fiebre lo pase la mal la verdad. Cuando me quede embarazada no tenía muy claro que le fuese a dar pecho pero al final me decidí pensando que no podría y que al final le daría el bibe, pero al final fue todo lo contrarío mi bebé se engancho perfectamente desde el primer día de echo en vez de perder peso como la mayoría salió del hospital con 200 grs más. Después mi idea era dejar de darle cuando empezase a trabajar pero cada vez me queda menos y no tengo nada claro que lo vaya a dejar. Nunca pensé que fuese a disfrutar tanto de estos momentos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tamara! Me alegra un montón que te haya ido tan bien la lactancia (a pesar de esa horrible subida de leche). Al principio puede resultar un poco duro pero es cierto que compensa con creces. Si quieres seguir dándole el pecho cuando te incorpores al trabajo, estoy segura de que podrás hacerlo, aunque no sea tan a menudo como ahora. Y si no, lo importante es que estés tranquila y feliz, eso es lo que tu bebé necesita, más allá de si toma teta o biberón. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola!
    A mi me parece muy respetable que la madre le de pecho al bebé hasta que quiera o quieran, pero no estoy de acuerdo y hay cosas que me parecen más sentimentales que otra cosa. Mi hija se destetó sola a los 5 meses y medio que decidió que ya no quería tomar más pecho y para mi fue fenomenal su decisión, tanto por el destete que no sentimos ninguna de las dos como por la independencia que le dio no tenerla todo el día pegada a la tema. Ni me dio pena, ni se enferma, ni es más o menos lista que los niños que se echan la leche de mamá en el cola-cao (lo cual me parece un poco de antinatura). La lactancia es bonita pero cuesta mucho y es dura por la cantidad de horas que pasas pegada al bebé sin poder hacer otra cosa, las noches sin dormir, el cansancio y el mal humor.... Para mi de verdad que fue un descanso en todos los sentidos y desde entonces, Verá, duerme sola en su cuna, en su cuarto, toda la noche del tirón, lo cual me hace pensar que sí tiene mucha relación el hechos que los niños sean super dependientes de las mamis con alargarles la lactancia demasiado. Yo, personalmente, no estoy a favor. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mihila que mamó dos años, y tambiés quiero decir que tiene un gran y bonito vínculo conmigo, no tuvo ningún problema al empezar en la guardería a los dos años y es la chica más independiente y espabilada del mondo, viaja por toda Europa y tiene miles de amigos. Y de verdad, para mi era un placer yy para ir a trabajar y morirme igual algún día, prefiero haber pasado estos momentos con mis hijas. Cada una su opinión.

      Eliminar
    2. ¿Por qué ha de ser un niño independiente tan pequeño? ¿Qué moda es esa de que todo lo tienen que hacer antes? Dormir solos, comer solos, andar, quitar el chupete, hablar, leer, escribir, la pubertad, la adolescencia, todo se intenta acelerar y luego están en casa de sus padres hasta los 30 ó más ... ¿Por qué? ¿Por qué lactaron mucho? Mis hijas tienen 9 y 7 años y son igual de dependientes o independientes que cualquier niño de su edad. Lactaron hasta los 15 y 21 meses y no me arrepiento para nada, sí, me costó a mí el destete, me daba pena dejar esos momentos, pero ni enfermé, ni morí y soy independiente desde que tengo uso de razón. Eso va con la persona. Todo es respetable ¿verdad? Pues igual de respetable es la madre que desde el primer día da el biberón a su hijo que la que le da teta 2 años. Somos mamíferos porque amamantamos, y las mujeres nacemos con pechos para amamantar, eso es ciencia, lo demás es imposición social y personal. Respeto para todos.

      Eliminar
    3. Hola, Cristina. Lo que hace a un niño ganar autonomía y empezar a ser independiente (a partir de los dos años aproximadamente) es intentar hacer las cosas por sí mismo, no el dejar de tomar pecho o seguir tomándolo. Y me ha sorprendido mucho que te parezca “de antinatura” que un bebé tome Cola-Cao con leche materna (supongo que si la leche es de otro animal no le ves ese problema). Como dice tartademanzanacasera, debemos respetar igual a las madres que deciden dar biberón que a las que deciden dar el pecho hasta los dos años. Esos juicios de valor negativos no hacen bien a nadie. Un saludo.

      Eliminar
  13. Magnífico artículo! Verdaderamente es necesario compartir estas experiencias , yo di el pecho dos años a mis hijas y es una experiencia que repetiría y no querría perderme, y eso que hubo mpmentos con la primera y al principio en que lo pasé mal, pero claro, por falta de ayuda y información. Comparto y subrallo todas tus opiniones y consejos y por eso quiero dejar este comentario, otras veces no lo hago por falta de tiempo. De verdad, no os lo perdáis, los hijos crecen pronto y todas estas cosas pasan al recuerdo y vale la pena vivir estos momentos con ellos.
    Tenemos derecho a vivir nuestra maternidad totalmente y debemos pedir todas las facilidades para poder hacerlo.
    Muchos besos para ti y para Miranda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sara! Muchas gracias por comentar. Me alegra que te haya gustado el post. Un beso grande!

      Eliminar
  14. Hola! La lactancia materna, siendo un acto de la naturaleza de ser mamá, tiene muchos mitos y prejuicios que la destruyen. He leído que algunos de los comentarios tienen mucho de eso, y es por la falta de conocimiento algunas veces y otras, porque simplemente a la madre no le parece cómodo y rompe con su estilo de vida (por ejemplo como dices, ya no se puede usar todo tipo de ropa y cosas por el estilo).
    Muchas mujeres dicen que les avergüenza dar pecho en publico, pero después las ves con escotes de vértigo a la última moda...
    Tengo una niña de 2 años y dos meses y todavía amamanta. En mi blog escribí un artículo sobre mi experiencia. Que si no duermen...mi bebe duerme toda la noche.
    Lo que sí puedo decirte, es que cada mamá tiene una circunstancia de vida distinta, cultural y familiarmente hablando y eso influye mucho.
    Para mí es muy importante anteponer las necesidades de mi bebe a mi comodidad como mujer, si eres inteligente, sabes como equilibrar esos aspectos. No hay blancos ni negros en este tema, hay muchos matices...
    La maternidad hay que vivirla a plenitud con amor, paciencia y sabiduría, tanto la madre como el bebe deben disfrutar sin complejos de esta etapa única en la vida de un ser humano.
    Besos para ti y tu bebe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has dado en el clavo. La sociedad impone pero las madres debemos dejarnos llevar pensando lo primero en nuestros bebés. No se es más o menos madre por tomar una decisión u otra. Si un bebé no depende de su madre que lo ha llevado 9 meses y lo ha traído al mundo de quién va a depender si no????

      Eliminar
    2. Hola, Bizcochos y Sancochos! Es cierto que siguen existiendo muchos mitos y prejuicios en torno a la lactancia, por eso es importante dar información seria y fiable que provenga de organismos especialistas en la materia, sin demonizar una u otra opción. Enhorabuena por tu lactancia y sobre todo, porque tu peque duerma toda la noche! Qué envidia! Un beso muy grande.

      Eliminar
  15. Gracias Estefanía por tus palabras hacía las madres que decidimos NO dar el pecho a sus hijos. Tengo dos hijos sanos y felices, y eso es lo único que me importa por encima de si dar pecho o biberón. Cada mamá debe de escoger la opción que considere mejor sin tener que dar explicaciones a lo demás, y si hablan que hablen. En mi caso fue por unos motivos él y otros motivos ella. Qué fácil es juzgar a los demás. .. como el día que una mamá se enteró de que mi hijo iba al comedor (sin apenas conocerme) me dice: "a mis hijas nunca las llevé al comedor porque como soy tan buena madre" ¿Cómo? Por favor, que nadie malinterprete mis palabras, para mí son igual de admirables las mamás que dan el pecho como las que no lo dan simplemente considero que no debería de haber enfrontamiento, que es la sensación que me da algunas veces. Y qué viva la madre que nos parió!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Luna, estoy de acuerdo contigo. Si yo no juzgo ni critico a una madre que da biberón a su hijo que nadie lo haga conmigo por alargar la lactancia. Yo me críe con biberón, mi madre nunca me dio pecho y soy una persona sana física y mentalmente. Cada uno tiene sus circunstancias y su historia y todo es RESPETABLE.

      Eliminar
    2. Muchas gracias a ti, Luna Lunera! Efectivamente debemos respetar tanto una opción como la otra, ya que es una decisión muy personal que debe tomar cada madre y nadie más puede (ni debe) tomar por ella. Un beso!

      Eliminar
  16. hola!!
    Me ha encantado tu post!
    Yo iba con la misma idea que tu: dar el pecho siempre y cuando todo fuese bien. Pero en mi caso no fueron las cosas como esperaba, a parte de varios disgustos y que me salieron unas heridas horrorosas tuve que desistir a los 3 días de que naciese David.
    Él se ha criado con leche de formula y está super sanote, hermoso y grande!
    Espero poder dar el pecho cuando tenga otro hijo, porque no me gustaría perderme la experiencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta! Me imagino lo desagradable que tuvo que ser la situación, pero afortunadamente tenemos la leche de fórmula. Yo siempre tuve claro que si tenía problemas con el pecho, no tendría ningún reparo en darle leche de fórmula. Espero que con tu siguiente hijo puedas dar el pecho tal y como quieres. Es una experiencia preciosa. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me ha encantado leer tu experiencia. Tengo un bebé de 9 meses y seguimos con lactancia materna aparte de alimentos sólidos.
    ¿Por qué hay tantos prejuicios contra la lactancia materna? Nunca he escuchado a ninguna madre que da el pecho criticar a las que no lo hacen, hay que respetar a todo el mundo. En cambio sí que escucho a las que no lo dan decir que no es necesario, que es antinatural, que queremos alargar vínculos... Sólo hay que leer los comentarios.

    ¿Moda? Sí, una moda que dura miles de años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso. A mi me ha pasado siempre lo contrario: es decir, que escucho a las que sí lo dan, que las que no lo hacen son malas madres, que es más sano para el niño hacerlo, etc.

      Yo no soy madre aún y desde luego no sé lo que voy a hacer cuando tenga niños, pero como en el mundo que me rodea mucha gente sí que tiene niños, sin quererlo muchas veces me encuentro entre conversaciones del tema. Que si guarderías, que si tetas, etc.

      Y siempre, absolutamente siempre, y a pesar de no ser mamá, he tenido que defender a las que no daban el pecho.

      A mi mi madre no me dio pecho, y no solo he salido una niña (ahora señorita jaj) inteligente, sino sanísima. Cuando iba al cole muchas amigas estaban malas continuamente y yo jamás.

      Es algo que no me cansaré de decir, pues me temo que no va a ser la última vez que lo oiré.

      Por eso digo que me parece curioso que en tu caso o en tu entorno sea al revés, que las que no lo dan critiquen a las que sí lo hacen.

      Creo que como todo en la vida, cada cosa tendrá sus pros y sus contras (no hay cosa perfecta ni cosa 100% imperfecta) y a la vista está que pueden salir niños sanos y niños que luego enferman en las dos situaciones. Lo que yo pienso es que una madre debe hacer lo que ella quiera entonces, pues una opción no es claramente mejor que la otra. No creo tampoco que se pueda juzgar a una madre (para bien o para mal) por una sola cosa como es dar la teta.

      La gente tiene demasiado tiempo para andar criticando. El 99% de las madres quieren cuidar de sus niños lo mejor posible y ser las mejores madres posibles, así que hagan lo que hagan o decidan lo que decidan, yo creo que lo habrán hecho por algo y hay que respetarlo :)

      Eliminar
    2. creo que si te lees todos los comentarios, todos están a favor de la lactancia, no creo que haya prejucios contra ella, y es más creo que todas las mujeres que conozco han querido dar el pecho a sus hijos, algunas no han podido (por las circunstancias que sean) y eso les ha supuesto críticas como malas madres porque no lo han intentado lo suficiente. A mi me parece un acto precioso el alimentar a tu hijo, no me molesta cuando lo veo en un lugar público, todo lo contrario me parece de lo más natural y bonito, claro que también lo he visto hacer en actitud provocadora, buscando la crítica. Lo que no entiendo es tanto victimismo, cuando se suele criticar más a las que dan biberones. Cada madre y cada bebe es un mundo y sus circunstancias.

      Eliminar
    3. Gracias por tu comentario, totalmente de acuerdo; al igual que con lo expuesto por Blanca Balzola. No sabría expresar mejor lo pensamientos que comparto con vosotras!!!

      Eliminar
    4. Pues en mi entorno sí me han criticado mucho y eso que mi niño al ser prematuro necesitó ayuda extra y estuvimos con lactancia mixta hasta los 6 meses. Ya con los alimentos sólidos no toma bibe, pero sí pecho. No entro a juzgar si es mejor una cosa o la otra ya que yo he utilizado los dos métodos. Sólo comentaba que en mi caso me critican que aún siga dando pecho, lo que más me dicen: "que beba agua"

      Eliminar
    5. Hola, Blanca. Tienes toda la razón en que cada madre debe hacer lo que ella quiera y no se puede juzgar a una madre por dar o no el pecho a sus hijos, como explico en el post, porque no tiene ningún sentido. Pero para los organismos especialistas en estos temas (OMS, AEP, UNICEF etc.), sí que hay una opción más recomendable y ésa es la lactancia materna. Por supuesto luego cada madre elige la opción que prefiera, pero es importante tener toda la información antes de elegir. Un beso.

      Hola, Anónimo 1. He leído todos los comentarios y algunos de ellos sí que se han declarado abiertamente en contra de la lactancia más allá de los primeros meses, pero creo que esto es únicamente por prejuicios y falta de información. Por lo tanto, no creo que sea victimismo el quejarse de estas críticas, como tampoco lo es cuando sucede con los biberones. Soy consciente también de que en nuestra sociedad todavía hay prejuicios y críticas negativas contra las madres que deciden no dar el pecho a sus hijos. Y creo que debemos erradicar este tipo de juicios de valor innecesarios para no estigmatizar a ninguna madre por el método que haya elegido para alimentar a sus hijos. Un saludo.

      Eliminar
  18. Hola Estefanía,

    me ha encantado tu artículo, hablas con mucha naturalidad del tema y cuentas las cosas tal y como son, por lo menos me recuerda mucho a como yo las viví. Tengo una niña y un niño, de 8 y 5 años. Con la niña tuve bastantes problemas, grietas, heridas con sangre, probé las pezoneras de silicona que comentas y no me iba bien, la niña tenía mucha hambre y no sacaba suficiente. Aún así, estuve hasta los 5 meses sacándome leche y alternando biberones de mi leche y leche de fórmula. Con el niño, cuando estaba embarazada, me informé a conciencia, mi marido y yo estudiamos la postura correcta para amamantar (utilizamos el libro de Carlos Gonzalez), y con él no tuve ningún problema. Tan bien se dió, que estuvimos hasta los dos años. A él le pasaba lo que comentas, se despertaba mucho por las noches, y cuando dejó de tomar pecho empezó a dormir del tirón. Se lo quité de forma paulatina, con mucha paciencia. Primero dejó de tomar por la mañana, cuando empezó a ir a la guardería. Luego se lo quité por la tarde y dejé para el final la noche. A continuación dejé de darle justo antes de acostarse. Ahí fue cuando lo llevamos peor, se llevó un berrinche dos o tres días pero enseguida lo aceptó. Y a partir de ahí, se lo quité del todo. Mi consejo es mucha paciencia, no precipitarse y además no desandar los pasos ya recorridos. Y muchos mimitos durante el proceso, por supuesto.
    Por otro lado, es cierto que aún hay muchos prejuicios si das el pecho más allá del año. Aún hay madres que dicen que su hijo tiene mucho vicio, si le pide el pecho a menudo. No sabes como odio esa palabra, porque los vicios son cosas negativas y esto es de lo mejor del mundo. Y en algunos casos la familia presiona mucho para que se produzca el destete.
    ¡Espero que te sirva mi experiencia! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por contarme tu experiencia, Alicia! La tendré en cuenta para esta época de destete con Miranda. Como tú dices, poco a poco y con mucha paciencia. :) Me gusta mucho Carlos González, aunque no me he leído su libro sobre lactancia, únicamente el de “Mi niño no me come” (muy recomendable) y otros artículos suyos sobre crianza con apego. Un beso para ti y tus dos peques!

      Eliminar
  19. Hola Estefanía, me ha encantado tu post. Como madre y como enfermera estoy de acuerdo en lo que dices según tu experiencia y las recomendaciones que hay hoy en día sobre la lactancia. Aunque cada vez está más naturalizada aún hay algún tabú, sobre todo con la lactancia prolongada. Te contaré ahora mi experiencia.
    Parte I:
    Tenía claro desde el primer momento que quería darle el pecho a mis hijas. Éso ya hace que una lo intente con más ahínco desde el principio. Aunque también tenía claro que si había algún impedimento y no podía ser pues biberón sin dramas que yo misma me crié con biberón y he sido fuerte y sana toda la vida. Mis hijas tienen ahora 9 y 7 años, se llevan 22 meses. Mi primera hija nació, después de un embarazo normal hasta la semana 34, con un retraso en el crecimiento intrauterino. Me hicieron una cesárea en la semana 37 porque ya no cogía peso. Pesó 2.340 g después de hacerme la cesárea con anestesia general. Pero mi pequeña Lucía a pesar del bajo peso nació con mucha fuerza y no pasó por incubadora ni por nidos, ni UCI ni nada. Éso sí la lactancia se hizo muy difícil, estaba muy abotargada, adormilada, más de lo normal en un bebé por la anestesia. A mí tardó 4 días en subirme la leche, no vaciaba bien porque su succión era muuuuy lenta y escasa. Gracias a la ayuda del sacaleches se lo pude poner un poco más fácil porque parecían 2 rocas en lugar de mamas. Me salieron grietas en los pezones, pasé una semana horrible, pero ella cogía peso y eso era lo más importante. Después de ponerme un par de pomadas que no hacían otra cosa que empeorar, mi matrona me recomendó ponerme acite de caléndula y exprimirme un poco de leche que impregnara el pezón. Mano de santo. Así que después de eso la cosa se puso un poco más fácil, aunque me recuperé muy bien de la cesárea, esta intervención no ayuda con la lactancia, todo lo enlentece. Durante un mes tuve que suplementar la lactancia materna con biberón de ayuda hasta que Lucía llegó a los 3 kg de peso. La lactancia mixta es tediosa pero no me rendí y mi peque tenía una preferencia desde el primer momento, la teta de su madre. Así que una vez superado el primer mes todo fue como la seda, poco a poco llegó a estar en un percentil normal. Ahora es de las más altas de su clase a pesar de haber nacido en noviembre. Le di el pecho durante 15 meses, los primeros 6 meses sólo lactancia y a partir de ahí como suplemento. La enfermera de pediatría me decía que después de las comidas le diera el cortado y así lo hice, hacía 5 tomas al día, la toma de la noche antes de acostarse era la que más disfrutaba. Ayudó mucho el que me pudiera pedir un año de excelencia en el hospital. Como mi turno era rodado (mañanas, tardes y noches) cuando volví al trabajo decidí seguir con el destete natural y retirársela del todo, ya estaba embarazada de su hermana y no tenía claro la lactancia en tándem siendo que mis turnos en el hospital eran anárquicos para ella. Fue muy natural y mi hija ha crecido sana.

    ResponderEliminar
  20. Parte II: con mi hija pequeña, Martina, todo fue muy fácil. Nació en la semana 39 con 3 kg de peso después de una cesárea programada con epidural. En la mesa de quirófano ya se puso a mamar y todofue muy fácil. Esta vez no hubieron biberones, ni grietas, aumentaba también de peso y siguió así hasta que tuvo 21 meses, el destete fue progresivo: 6 meses de sólo lactancia y el resto de complemento, el cortadito. Volví al trabajo cuando tenía 15 meses y hasta los 21 mantuve la toma de la noche. Una noche llegué más tarde y ya se había dormido. Nunca más me la volvió a pedir y me dio mucha pena, porque no fue programado, porque fue sin avisar, porque no me dio tiempo a prepararme, porque iba a ser mi último bebé, fue como un duelo, en serio. Para destetar hay que seguir dos lemas: no ofrecer, pero no negar. Os recomiendo no perderos esa etapa tan bonita, ese vínculo tan especial. Pero bueno esa ha sido mi experiencia y todas son válidas. Elegid la vuestra, pero elegidla vosotras, que nadie os quite la idea si tenéis claro dar de mamar a vuestros hijos.
    Gracias Estefanía por brindarnos a tus seguidoras la oportunidad de recordar estos maravillosos momentos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Me ha encantado leer tu experiencia y el resto de cosas que has comentado en los otros mensajes sobre la lactancia y los prejuicios que todavía existen. Esperemos que en unos años vayan desapareciendo y todo el mundo sea mucho más tolerante con las distintas opciones que existen a la hora de alimentar a nuestros hijos, para que nos resulte mucho más fácil ejercer nuestra libertad personal en este tema.

      Qué difícil tuvo que ser todo lo que explicas de tu primera hija, con la cesárea, la anestesia general y todo lo demás. A mí también me ocurrió que con la subida de la leche el pecho se me puso como una roca y recuerdo que era muy doloroso. Admiro tu esfuerzo los primeros meses con la lactancia mixta para que tu hija consiguiera engordar, porque imagino lo pesado que debe ser.

      Supongo que a mí también me dará mucha pena cuando se termine esta etapa, pero igual con lo de dormir por las noches se me compensa un poco. ;) Un abrazo y mil gracias de nuevo por compartir la experiencia de tu lactancia.

      Eliminar
  21. Hola Estefanía!

    Ares tiene ya dos años y poco, y la verdad es que me hubiera encantado darle el pecho durante más tiempo, pero no pudo ser.

    Solo le di el pecho durante dos meses, si es que llegó. A parte de las grietas que me salieron, la sangre y demás, tenía el pecho enorme y duro, como una piedra, y no había manera de que saliera la leche (lo recuerdo con muchísimo dolor). Ares no ganaba nada de peso, y fue una etapa bastante desesperante, hasta que me di por vencida y le empecé a dar bibes, y que queréis que os diga, qué tranquilidad ver que la niña comía!!

    Yo también tenía claro que quería darle el pecho, pero que si no se podía pues con biberón (yo también me he criado así). Me parece algo tan bonito y único que me dio mucha pena cuando vi que no podía hacerlo.

    En cuanto a las críticas, yo también lo veo como algo precioso, no me molesta para nada ver a una madre amamantando a su bebé, no entiendo por qué molesta a la gente. Y tampoco entiendo por que me tienen que criticar a mi que por X razón he decidido no seguir amamantando a mi hija (mi pediatra me soltó un buen sermón...). Todo es respetable, lo importante es que los peques crezcan sanos y fuertes.

    Un abrazo! Me ha encantado el post :)

    ResponderEliminar
  22. Hola Estefanía,

    muchas gracias por compartir con tus lectores tu experiencia. Yo también tengo una niña de 21 meses a la que le doy pecho y pretendo que el destete sea natural, que lo lleve a cabo ella, más que nada porque no he tenido ni tengo ningún problema con la lactancia y disfruto muchísimo de esos momentos. Sí que es cierto que me ha pasado como a ti, soy delgada y perdía mucho peso a partir de los 6 meses de mi nena. Al principio me preocupé, me hice unos análisis y todo estaba bien. Para completar las calorías de más que necesitamos comer recurro a algún pequeño bocadillo, un yogur con cerelaes yfruta y algún dulce casero, magdalenas, bizcochos...depende del día. Me tranquilizó mucho leer un artículo de Julio Basulto en el que comentaba que en realidad lo que la madre come interfiere muy poco con la calidad de la leche, como mamíferos la composición de nuestra leche está determinada por nuestra especie, aunque varíe a lo largo de la lactancia.
    Un abrazo, precioso post!
    Silvia

    ResponderEliminar

  23. Uy que linda!! me he identificado totalmente contigo, soy de Chile y sigo tu cuenta e instagram hace un tiempo, ya que me agradan tus recetas y tips, pero ahora que leo tu post aún más te sigo, porque compartimos lo que ha significado la lactancia materna.
    Te cuento..tengo un maravilloso hijo de un añito y aún COMPARTIMOS la experiencia de lactancia y digo y coloco énfasis en ello, porque ha sido la extensión de mi embarazo, luego de haberlo tenido 9 meses en mi vientre, el ejercicio de la succión y mamada es por lejos el mayor minuto de conexión entre ambos, no sólo es alimento, es vida y amor en su máxima expresión. No ha sido fácil, he tenido mis bemoles como tú, el dormir poco, los pudores en lugares públicos, la adaptación de mi ropa y ahora último he sufrido los mordiscos de mi hijo, por lo tanto he vuelto a tener los pechos rotos y vaya! aún creo no estar preparada para el destete. Por suerte, acá en Chile tenemos un postparto de casi 6 meses al que ni loca renuncié, súmale que tenía dos periodos de vacaciones acumulados , así que logré salir de mi casa cuando mi hijo ya tenía 8 meses...acá también las mamás tenemos derecho a una hora diaria de lactancia hasta casi los 2 años del niño, por lo que esto me ha permitido ir a almorzar todos los días a mi casa y seguir disfrutando de la lactancia. Gracias a esto pude y tuve la oportunidad de hacer mi banco de leche, cosa que por si por algún motivo no podía llegar a almorzar o bien me retrasaba en la hora de llegada a casa, quien cuida a mi hijo puede recurrir a la lechita sin problemas, esto ha sido una bendición... ahora que he incluido la comida ya no lo necesitamos tanto, pero fue un buen aporte en su minuto.
    He vivido también las críticas a la lactancia prolongada y sin duda hay mucho que hacer en este aspecto para hacernos la vida más amigable a las que somos mamás y optamos por amamantar más allá de los 6 meses, aunque para mi la única brújula que guía este desafío, es mi sentir y el de mi hijo que al final del camino es lo que cuenta y nos importa...amamos estar pegaditos y seguiré adelante hasta que mi hijo lo desee.
    Saludos y mil felicitaciones. Sandra Zapata @spzapata

    ResponderEliminar
  24. Yo me hice Madre a los 42 años. Un Verdadero milagro des pues de años de espera. Y de forma natural. Cuando lo quiso Dios. MI hija Coraline tiene 20meses y sigo dandole el pecho. Pero debo confesarte que he sido criticada por mi familia desde que nacio. Porque ellos crecieron con leche de formulas y para ellos dar
    r el pecho es vergonzoso y no se alimentan bien los niños. Sin embargo no admiten que mi hija es Saludable y con un peso perfecto. Yo le sigo Dando el pecho hast a que ella me dig a Mami no quiero. Yo disfruto Esa union entre las dos.

    ResponderEliminar
  25. Hola Estefanía. Conocía tu blog pero no sabía que escribías sobre estas cuestiones, de hecho he llegado a este post por casualidad. Lo primero, felicitarte por tu lactancia. Tengo una hija de casi un año, y le di el pecho hasta los 9 meses y medio. Me hubiese gustado alargarlo más pero lo cierto es que mi lactancia ha sido bastante complicada, con 3 mastitis y mil problemas, obstrucciones, perlas de leche, etc... Dejar la teta ha sido una de las decisiones más difíciles de mi vida, y a pesar de que lo hice de forma progresiva, para que fuera lo menos traumática para mí y para mi hija, lo cierto es que el destete lo he vivido como un duelo. Durante la lactancia, yo también me adelgacé muchísimo, me quedé por debajo de los 50 quilos, y la verdad es que llegué a preocuparme, pero me hice un análisis y todo salió bien. Tomaba vitaminas y también cuidaba la alimentación pero iba perdiendo peso igualmente. Desde que ya no doy el pecho habré recuperado un par de quilos, pero ya me he quedado así. Mi hija ha pasado de la teta a la papilla de cereales, no le gusta el biberón ni tampoco el chupete, y la verdad es que ella lo lleva bien. Duerme 12 horas cada noche y en este caso dejar el pecho no fue la clave, sino pasarla a dormir solita a su habitación. En fin, que cada niño y cada circunstancia es distinta. Por cierto, si te apetece, he escrito un par de posts en mi blog sobre la lactancia y el destete, donde explico mi experiencia, por si te interesase leerlo (www.toctocvintage.com). Un beso

    ResponderEliminar
  26. Precioso post.Yo quería recordaros q la leche materna también se puede congelar venden bolsitas especiales para ello.Yo lo hice con mi niña y mi madre se la daba en un biberón, que no extraño para nada,ligeramente caliente del microondas.Mi empeño era seguir dándole el pecho a mí niña, cuando volviera a trabajar,fui a pedir información al pediatra y este me contestó con una marca de leche para la niña y unas pastillas para mí,que me iban a dejar los pecho para q los disfrutara más mi marido q mi niña...salí con tal cabreo q ni las grietas por mala postura,ni el cansancio por el menú a deshora,ni las opiniones familia política sobre relación lactancia con chuparse el dedo...hicieron q cesara mi decisión de dar el pecho a mí gorda.Qué hoy después de 13 años de ello aún recuerdo como los momentos más bellos y tiernos q pasaba con mi pequeña.Su ronroneo succionando y sus ojitos abiertos para mirarme si todavía estaba allí...eso chicas no se cambia por nada.Q no os cambien los deseos

    ResponderEliminar