domingo, 6 de diciembre de 2015

DIY - Bandeja de desayuno

Hace tiempo que buscaba una bandeja de desayuno que tuviera el tamaño perfecto, que fuera ligera pero espaciosa, de madera natural y con asas de cuerda. Pero como no la encontraba, pensé que lo mejor era hacerla nosotros mismos y de paso darle un toque especial utilizando una preciosa plantilla que nos diseñó expresamente para ello una lectora del blog. ¡Muchísimas gracias, Montaña!

A continuación os explico paso a paso cómo hacer en casa esta sencilla bandeja de desayuno.

Lo primero es decidir las medidas de la bandeja y comprar las tablas de madera para hacerla. Nuestra bandeja mide aproximadamente 50x35 cm, así que compramos seis tablas de madera de pino de 5,5 cm para la base y tres de 3,5 cm para los bordes (dos para los bordes largos y una para los bordes cortos), todas de 1 cm de espesor y de 80 cm de largo.

Marcamos la medida que queremos con un lápiz y cortamos las tablas de madera con una sierra.

A continuación lijamos los bordes de todas las tablas.

Encolamos las maderas que formarán la base y esperamos varias horas para dejar que la cola seque por completo.

Después encolamos los laterales largos y los clavamos a la base utilizando clavitos finos.

Fijamos los dos laterales largos de nuestra bandeja y dejamos los extremos cortos para el final.

En estos extremos, como irán colocadas las asas, hacemos un par de agujeros en el centro de la tabla con una broca especial para madera.

Una vez agujereados los laterales, los encolamos y clavamos a la bandeja.

Para darle un poco de color a la madera de pino, utilizamos un producto llamado nogalina que está formado por una especie de copos. Lo podéis encontrar en tiendas de pintura. Disolvemos media cucharadita de nogalina en un vaso de agua caliente y, utilizando una brocha, tintamos la bandeja con la mezcla. Cuando se haya secado, aplicamos un par de capas de barniz incoloro para proteger la madera y darle también un tono más dorado.

Una vez tengamos la bandeja barnizada, si queremos, podemos decorarla usando una plantilla, como hicimos nosotros. Como os comentaba al principio, esta plantilla nos la diseñó Montaña, una lectora del blog, y la podéis encontrar en su tienda on-line, Trastos en el Doblao. Nosotros queríamos solamente la palabra "breakfast", pero ella nos sugirió además la idea de los cubiertos y nos pareció genial, porque le dan un toque especial y más decorativo a la bandeja.

Este tipo de plantillas se suelen pintar con chalk paint utilizando un pincel con muy poca cantidad de pintura, pero nosotros preferimos utilizar pintura en aerosol, porque nos parecía más rápido y sencillo. Para ello, fijamos la palabra "breakfast" en el centro de la bandeja con un poco de washi tape y cubrimos el resto con plástico. Se seca muy rápido, en unos 5 minutos. Y pasado ese tiempo ya podemos proceder a pintar el tenedor y el cuchillo. 

Para definir mejor los bordes de las figuras, podemos repasarlos con un bastoncillo impregnado en aguarrás.

Y, por último, colocamos un trozo de cuerda a cada lado de la bandeja, a modo de asas. Es importante que la cuerda no sea demasiado gruesa para que el nudo no sobresalga por encima del borde.

Y ya tenemos lista la bandeja de desayuno totalmente personalizada a nuestro gusto. Ya veis que se puede hacer con pocos pasos y con materiales muy comunes.

A mí me ha gustado especialmente el tema de la nogalina para tintar la madera de pino. Es un material que no conocía y el resultado me ha parecido perfecto, le da un aspecto rústico muy bonito a la madera, resaltando su veta natural.

Y, por supuesto, la preciosa plantilla para decorarla, que llevábamos un tiempo pensando cómo hacer nosotros mismos (y eso nos echaba un poco para atrás), hasta que casualmente conocí a Montaña. Ahora ya puedo decir que he conseguido la bandeja de mis sueños.

Espero que os haya gustado nuestra nueva bandeja de desayuno y que os animéis a hacerla vosotros mismos si, como yo, no encontráis ninguna que sea 100% de vuestro gusto. Os aseguro que los desayunos en ella os sabrán todavía mejor.

¡Feliz domingo!


10 comentarios:

  1. Es preciosa . Te ha quedado muy bonita. Gracias por compartirlo 😊

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post, el resultado es precioso y lo explicas como siempre con todo lujo de detalles ¡enhorabuena!. Como sugerencia decir que también podría hacerse con maderas recuperadas y el resultado es muy original y bonito.

    Te sigo desde hace unos meses aunque esta es la primera vez que comento. Me dedico a reciclar mobiliario y a la decoración con piezas recuperadas , estás más que invitada a visitar el taller de "LAS TRES SILLAS" En Valencia .

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Espectacular!! digna la más selecta tienda de decoración. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Genial el paso a paso y genial el resultado!!. El detalle de las asas hechas con soga me encanta, le da el toque rústico definitivo. Enhorabuena!!.

    ResponderEliminar
  5. que apañada y que bien que ha quedado! es preciosa :)

    ResponderEliminar
  6. me encanta!!! te ha quedado genial :)

    ResponderEliminar
  7. Es preciosa!!!! Un tutorial genial! un besito

    ResponderEliminar
  8. Es una bandeja preciosa Estefanía, incluso se me ocurre que se le pueden poner unas patas y sería ideal para llevar el desayuno a la cama ejej...En serio me ha gustado mucho con el paso a paso, a ver si mi maridín se anima, le paso tu enlace ejej. besets guapa

    ResponderEliminar
  9. Te ha quedado preciosa! Estamos enamoradas!

    ResponderEliminar
  10. Que linda! Muy buen trabajo y la explicación paso a paso, me encantó!

    ResponderEliminar